Nada de lo que ha estado una vez conmigo me abandona.
(Juan Eduardo Cirlot)

miércoles, 7 de diciembre de 2016

La mosca del mercado de Sant Antoni.

Hubo hace muchos, muchos años, al principio de la primera década del siglo pasado, una persona que amaba el diseño. Se llamaba Eduard María Balcells Buigas. Entre otras muchas cosas dibujó lo que tenía que ser el expositor de una "pollería" dentro de un mercado de abastos. Forja, vidrio, cerámica y diseño salieron de su lápiz.
Así que la parada de la señora Joana, que no era más que que una mesa de mármol descubierta, pasó a ser la más bella del mercado, con el número 435/436 del mismo.
El señor Balcells Buigas tenía como compañeros de trabajo a Rocasalbas en la cerrajería y a Buixeres en el vidrio. No se sabe de quien es la belleza extraordinaria del "trencadis", que como bien saben es  cerámica partida en trozos muy pequeños, a modo de mosaico romano.
A tener en cuenta el detalle central de la obra, que representa la cabeza de una mosca vista de frente.
Les dejo con lo que queda de aquella parada, hoy en el MUHBA.

Va haver-hi fa molts, molts anys, al principi de la primera dècada del sigle passat, una persona que estimava el disseny. Es deia Eduard María Balcells Buigas. Entre moltes altres coses va dibuixar el que havia de ser l'expositor d'una "aviram" dins d'un mercat de proveïments. Forja, vidre, ceràmica i disseny van sortir del seu llapis.
Així que la parada de la senyora Joana, que no era més que que una taula de marbre descoberta, va passar a ser la més bella del mercat, amb el número 436/437 del mateix.
El senyor Balcells Buigas tenia com a companys de treball a Rocasalbas en la serralleria i a Buixeres en el vidre. No se sap de qui és la bellesa extraordinària del "trencadis", que com bé saben és ceràmica partida en trossos molt petits, a manera de mosaic romà.
A tenir en compte el detall central de l'obra, que representa el cap d'una mosca vista de front.
Els deixo amb el que queda d'aquella parada, avui en el MUHBA.

La obra en toda su magnitud.

Idem.

La cabeza de mosca.

Vitral.

Detalle de la forja.

Idem.

Número de la parada. 435/436

lunes, 5 de diciembre de 2016

Temor del breixit en la calle Hospital.

La verdad es que no me lo explico. Al igual los ingleses con esto del breixit temen que no les llegue el correo puntual y están empezando a instalar buzones de Su Graciosa Majestad por el Rawal.
Les dejo esta muestra con la que me he tropezado esta mañana, y a decir verdad, aparte de que me ha sorprendido, me ha gustado la simplicidad y lo bello del buzón.
Calle Hospital
Barrio del Rawal.

La veritat és que no m'ho explico. A l'igual els anglesos amb això del breixit temen que no els arribi el correu puntual i estan començant a instal·lar bústies de La Seva Graciosa Majestat pel Rawal.
Els deixo aquesta mostra amb la qual m'he ensopegat aquest matí, i francament, a part de que m'ha sorprès, m'ha agradat la simplicitat i el bell de la bústia.
Carrer Hospital
Barri del Rawal.









domingo, 4 de diciembre de 2016

Los Recónditos, Mildemonis y Lluis Bosch

Hay personas que saben expresar lo que a mi me sería  imposible. Una de ellas es Lluis, de Mil demonis. He hecho un corto y pega y la he insertado hoy, domingo, a modo de aperitivo.
Si pueden leerla, háganlo, disfrutarán.

Hi ha persones que saben expressar el que a mi en sería impossible. Una d'elles és Lluis, de de Mil demonis . He fet un curt i pega i l'he inserit avui, diumenge, a manera d'aperitiu.
Si poden llegir-la, facin-ho, gaudiran.




El día 1 de diciembre fue un día de apariencia fea, de frío húmedo y tristeza. La tristeza quizás la llevaba yo, pero lo demás me lo encontré, igual como te pasa con tus apellidos. Ese día, por la tarde, me subí a un tren en dirección a Barcelona para reunirme en cónclave con el Club de los Recónditos. Era el día de la presentación en público de la primera edición en papel de este blog.

Escritores recónditos... La idea surgió de Miquel y de Francesc, dos mentes que nunca cesan de pensar, y empezó a concretarse en su blog "Escritores recónditos". Hace ya bastante tiempo me llamaron para participar en él, y yo me presté. Recuerdo que era a finales de curso, posiblemente en primavera (lo digo por el atuendo que llevo en la foto que documenta la reunión). Nos encontramos en el jardín medio romántico medio burgués del Ateneu de Barcelona, charlamos un rato, nos reímos y yo, a la vuelta, perdí las llaves de mi casa. Tardé más de dos horas en convocar al cerrajero de urgencias, que me cobró unos 500 euros por romper la puerta y luego reparar el estropicio. El cerrajero tenía algo de bovino y a la par de judío. Si existen los toros judíos, deben ser muy parecidos a mi cerrajero nocturno.

¿Qué es un escritor recóndito? les pregunté a mis admirados amigos. Creo que carraspearon un poco, se miraron de soslayo. "Son los escritores poco mediáticos", dijeron al fin. Bueno, en ese caso, les respondí, estoy de acuerdo en figurar en vuestra lista. Por lo visto, algunos de los escritores a quienes proponen figurar en su compendio rechazan la oferta, y yo creo que es porqué la palabra "recóndito" les sugiere marginalidad, miseria, maldición o, incluso, toxicomanía. Yo creo que todos esos conceptos ocultan al verdadero monstruo que acecha tras el término: el fracaso. El fracaso es bello, poético y sobrecogedor cuando sucede a los demás, es como el suicidio valiente, como el héroe patriótico. Pero todos queremos verlo en las páginas de una buena novela rusa, en la pantalla del cine o en el hijo del vecino fanfarrón. Jamás en carne propia.

El escritor recóndito ¿es recóndito por elección deliberada o por dejadez? ¿lo es por una cuestión de principios o de impotencia? Jamás lo sabremos.

Cuando yo era muy joven (sobre los 16 y un poco más) escribía poesías y me reunía en un bar de barrio con otros colegas del instituto, todos poetas. Éramos poetas tremendamente recónditos y además furiosos, llenos de rabia y de rencor. Cuando nos poníamos a hablar de poesía solíamos tratar a los escritores "consagrados" de imbéciles, de hijos de la gran puta para arriba. Les deseábamos una muerte atroz tras una enfermedad cruel. Escribíamos sobre ello. Ya por aquel entonces, yo añadí a algunos de mis textos vengativos y llenos de mala leche al señor Jordi Pujol, por entonces autoproclamado Muy Honorable y Potestad de la Sardana.

Pasaron los años y nuestro club de poetas rabiosos proseguía indemne, cabizbajo, con la mueca del odio torcido ya fosilizada en el rostro. Nos agarrábamos al fin de la adolescencia, aunque los asideros eran cada vez más escasos, más escuálidos. Los dueños del bar del barrio envejecían y eran cada día más descuidados, más guarros. El café estaba realmente malo. Los vasos de cerveza siempre sucios y el aperitivo de la casa, progresivamente aguado, sin vergüenza ni disimulo.
-Anem malament de quartos -gemían. Eran mayores y se terminaron las osadías de antaño, cuando se iban los fines de semana a Andorra para mantener el estraperlo de pornografía y paquetes de Winston.
El mundo se esforzaba en proveer de argumentos nuestro odio por él.

Llegó un día en que alguien me propuso escribir cuentos para una revista. Yo acepté, pero no dije nada a los miembros del club de los poetas enfermos. Luego, alguien leyó uno de aquellos cuentos y me invitó a escribir una novela breve, para jóvenes. También acepté. Comprendí que mi silencio no podía prolongarse más y decidí que debía contar la verdad. Me imaginé que mi novelita aparecería en los escaparates de las librerias, que habrían reseñas en la prensa y que quizás me iban a entrevistar en radio y televisión.

Así que tras una noche aciaga, me armé de valor (y de tres o cuatro vasitos de orujo) y confesé mi pecado ante los poetas. Fui automáticamente vilipendiado. Alguno me trató de "patética prostituta" y otros, simplemente, empezaron a despreciarme suavemente. No me invitaban a los encuentros, no respondían a mis llamadas y si aún así yo conseguía hablar con ellos hacían como que el viento soplaba muy fuerte y no se me escuchaba.
-Es que eso es muy grave... -me susurró uno de ellos- Cobrar por tu arte, por tu alma... ¡Qué pensaría Rimbaud de ti..!

Pasaron los años. Yo continué publicando, aunque jamás fui un escritor visible. O sólo esporádicamente, brevemente. Casi como por accidente u omisión. Si aparecí en tv, fue en canales municipales.

Mis antiguos compañeros del club de los poetas que querían ser malditos se hicieron mayores. Dos de ellos lucharon arduamente para ser funcionarios autonómicos. Los dos lo consiguieron, aunque uno de ellos murió poco más tarde y el otro se las apañó para ser pensionista a los 50 años. Otro entró a trabajar en Caixa del Penedès. Otro hizo una carrera discretamente buena como comercial de electrodomésticos de la conocida cadena Kyoto, y luego se pasó a la cosa inmobiliaria.

Bueno, para ser chicos de barrio y jóvenes españoles de los ochenta no está nada mal.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Escritores Recónditos. Presentación del libro en el Ateneo Barcelonés.

Tal y como estaba previsto, ayer, primero de diciembre, se presentó el libro de EERR en el Ateneo Barcelonés.
Nos queda desde aquí dar las gracias a quien ha hecho posible la edición: Parnass Ediciones; a El Laberinto de Ariadna como constructor del proyecto; a ustedes, los escritores que han participado y han hecho posible que las hojas tuvieran un contenido, y a mi amigo Francecs Cornadó, que sin él hubiera sido todo un imposible.

Decir también que jamás imaginé que los escritos que se iban colgando en EERR se pudieran plasmar en el papel, al estilo de la vieja escuela.

Desear a tod@s los que han estado en la reunión, y a l@s que no han podido asistir por causas diversas (que los ha habido), lo mejor, y esperar otro futuro pronto reencuentro, donde tengamos el placer de conocer y escuchar a los nuevos Escritores Recónditos que se nos van incorporando, y que hacen de esta familia una muy especial, unida por la sensibilidad y el amor a la escritura.

Gracias por estar entre y con nosotros.

Cliquen, por favor

Tal com estava previst, ahir, primer de desembre, es va presentar el llibre de EERR en l'Ateneu Barceloní.


Ens queda des d'aquí donar les gràcies a qui ha fet possible l'edició: Parnass Edicions; al Laberint d'Ariadna com a constructor del projecte; a vostès, els escriptors que han participat i han fet possible que les fulles tinguessin un contingut, i al meu amic Francecs Cornadó, que sense ell hagués estat tot un impossible.


Dir també que mai  vaig imaginar que els escrits que s'anaven penjant en EERR es poguessin plasmar en el paper, a l'estil de la vella escola.


Desitjar a tots els que han estat en la reunió, i als que no han pogut assistir per causes diverses (que els hi ha hagut), el millor, i esperar un altre futur ràpid retrobament, on tinguem el plaure de conèixer i escoltar als nous Escritores Recónditos que se'ns van incorporant, i que fan d'aquesta família una molt especial, unida per la sensibilitat i l'amor a l'escriptura.


Gràcies per ser hi amb nosaltres.
Cliqueu, per favor


Amalia Sanchis, Felipe Sérvulo, Miquel Cartisano y Francesc Cornadó.

Idem

La sala llena...un placer.

Idem

Mi amigo Cornadó, a la derecha de la imágen.

La mesa.

Francesc Cornadó.

Una nota de color.

El maestro Beneyto en primer término. Sin él no habría la magnífica imágen del oleo que nos cedió para la portada de EERR.  A la izquierda de la foto, Albert Tugues, uno de nuestros más apreciados escritores recónditos.


jueves, 1 de diciembre de 2016

Farmacia Almirall

No se la edad que tiene, pero tiene la que representa y representa más de cien años.
Creo que tiene personalidad.
Calle Marià Aguiló
Poble Nou

No se els anys que té, però té la que representa i representa més de cent.
Crec que té personalitat.
Carré Marià Aguiló
Poble Nou





martes, 29 de noviembre de 2016

Las remontas y las nuevas barracas de Barcelona.

Acostumbrados como estábamos a las barracas, al menos en Barcelona, y en la que en estos tiempos son pasto de la Historia, creo que no deberíamos dejar pasar lo que es casi imperceptible para el ojo humano dado que se construyen siempre en los áticos. Hechas de chapa, de acero inoxidable, y en algunos casos de madera, con un techo siempre de uralita, remontan el edificio rompiendo el equilibrio del mismo, sin importarles un pimiento el que dirán de los vecinos de la finca ni de los inmuebles aledaños.
Esta es una moda que se va extendiendo como el aceite, al menos en Barcelona.
Son las nuevas barracas, o como dirían los del diseño de las palabras, los bio-emplazamientos.
Hay otro tipo de remontas que también envilecen la ciudad y afean el contorno, si desean observarlas se pueden dirigir a Salvem la Rotonda; allí les darán buena cuenta.

Acostumats com estàvem a les barraques, almenys a Barcelona, i en la qual en aquests temps són pastura de la Història, crec que no hauríem de deixar passar el que és gairebé imperceptible per a l'ull humà atès que es construeixen sempre en els àtics. Fetes de xapa, d'acer inoxidable, i en alguns casos de fusta, amb un sostre sempre de uralita, remunten l'edifici trencant l'equilibri del mateix, sense importar-los un pebrot el que diran dels veïns de la finca ni dels immobles limítrofs.
Aquesta és una moda que es va estenent com l'oli, almenys a Barcelona.
Són les noves barraques, o com dirien els de el disseny de les paraules, els bio-emplaçaments.
Hi ha un altre tipus de remuntes que també envileixen la ciutat i enlletgeixen el contorn, si desitgen observar-les es poden dirigir a Salvem la Rotonda; allí els donaran bon compte.







domingo, 27 de noviembre de 2016

Pepita Teixidor, una pintora de casa.

 Les presento a una pintora que creo, no está todo lo valorada que se merece.
Se trata de Josefa Teixidor Torres. Me ha venido a la cabeza porque paseando el otro día por el parque de la Ciutadella me encontré con su escultura, al cual le faltaban casi todas las letras de su nombre, pero quedaba algún rasgo de su profesión, una paleta de pintora.
Les dejo con su busto del parque de la Ciutadella.

Els presento a una pintora que creo, no està tot el valorada que es mereix.
Es tracta de Josefa Teixidor Torres. M'ha vingut al capdavant perquè passejant l'altre dia pel parc de la Ciutadella em vaig trobar amb la seva escultura.
 Li faltaven gairebé totes les lletres del seu nom, però quedava algun tret de la seva professió, una paleta de pintora.
Els deixo amb el seu bust del parc de la Ciutadella.





La estatua en La Ciutadella


Sólo quedan cuatro letras de su nombre, y la paleta.


jueves, 24 de noviembre de 2016

Nos vigilan desde la Plaza Sant Jaume

Dice nuestro amigo Francesc Puigcarbó, que nos va la marcha, y que nos gusta sacar punta de todo aún sin haberlo visto antes de su innauguración. Esto va por el Belén que han instalado este año en la Plaza Sant Jaume.
Lo que él no sabe es que estamos viviendo una alienación, y que estamos secuestrados. ¡ Tengo pruebas irrefutables de tal cosa ¡
El Nº 2 nos vigila, y sino miren lo que han colocado para el evento (que dirían los idiotas del diseño de las palabras, olvidándose de que siempre han sido las fiestas navideñas).

Diu el nostre amic Francesc Puigcarbó, que ens va la marxa, i que ens agrada treure punta de tot encara sense haver-ho vist abans de la seva innauguración. Això va pel Pessebre que han instal·lat aquest any en la Plaça Sant Jaume.
El que ell no sap és que estem vivint una alienació, i que estem segrestats. Tinc proves irrefutables de tal cosa ¡
El Nº 2 ens vigila i sinó mirin el que han col·locat per a l'esdeveniment (que dirien els idiotes del disseny de les paraules, oblidant-se que sempre han estat les festes nadalenques) .


He aquí los artilugios, disimulados en un inocente Belén.





Y aquí la prueba evidente de que no tenemos escapatoria. Somos...prisioneros.

martes, 22 de noviembre de 2016

Ya está para ustedes el libro de Escritores Recónditos

Tenemos la inmensa alegría de comunicarles que el libro de EERR ya está a su disposición.
Será el día 1 de diciembre, jueves, en la planta 5ª y a las 7 de la tarde, en el Aula de Escritores de Catalunya, sita en el Ateneo Barcelonés, calle  Canuda nº 6.
Deseamos veros a todos ¡
Cliquen por favor

Tenim la immensa alegria de comunicar-los que el llibre de EERR ja està a la seva disposició.
Serà el dia 1 de desembre, dijous, en la planta 5ª i a les 7 de la tarda, a l'Aula d'Escriptors de Catalunya, situada en l'Ateneu Barceloní, carrer Canuda nº 6.
Desitgem veure-us a tots ¡
Cliqueu per favor





Aún quedan "hornacinas" en la ciudad.

De pequeño, cuando pasaba por debajo de alguna de ellas, no les daba la mayor importancia. El tiempo hace que todo cambie y, desde luego, también lo haga tu manera de pensar.
Hasta no hace mucho, siempre creí que la devoción por los santos hacía que estos tuvieran una imagen propia en la calle que llevaba su nombre. Así ellos: San Rafael, Ramón, Josep Oriol, Sadurni, Pere, Jeroni, Marti, Climent…y ellas:  Santa Elena, Eulalia…tienen su “capillita ” particular, siempre a la alzada del primer piso y a la vista de todos. Pero no sólo es este el motivo de tan particular detalle. Según varios historiadores, las “capillitas" en los muros no eran solo señales de devoción; servían también para saber el nombre de una calle en épocas que pocos sabían leer.
Ahora me quedo más conforme. Intuía que debía de haber alguna razón y no sabía cual.
Hoy por hoy, han quedado inutilizadas. Todo el mundo tiene el Google Maps en su poder.

De petit, quan passava per sota d'alguna d'elles, no els donava la major importància. El temps fa que tot canviï i, per descomptat, també ho faci la teva manera de pensar.
Fins a no fa molt, sempre vaig creure que la devoció pels sants feia que aquests tinguessin una imatge pròpia al carrer que portava el seu nom. Així ells: Sant Rafael, Ramón, Josep Oriol, Sadurni, Pere, Jeroni, Marti, Climent…i elles: Santa Elena, Eulalia…tenen la seva “capillita” particular, sempre a l'alçada del primer pis i a la vista de tots. Però no només és aquet el motiu de tan particular detall. Segons diversos historiadors, les “fornícules" en els murs no eren solament senyals de devoció; servien també per saber el nom d'un carrer en èpoques que pocs sabien llegir.
Ara em quedo més conforme. Intuïa que devia haver-hi alguna raó i no sabia qual.
Ara com ara, han quedat inutilitzades. Tothom té el Google Maps en el seu poder.


PD: La paraula "hornacina" té la traducció en català de "fornícules"